Nano Stern en Teatro Nescafé de las Artes

Por: Adolfo Serey

Una de las noches más importantes fue ayer, debutando luego de 18 meses en los que se extinguieron los espectáculos masivos y presenciales, nace esta luz de esperanza titulada «Reencuentro», una propuesta del multifacético artista Nano Stern.

La noche se inaugura con una luz amarilla en la permanencia, una guitarra solitaria posada en un pedestal, la sorpresiva aparición de Nano Stern caminando por uno de los pasillos del Teatro y la apertura del uniforme rojo de «el telón» luego de su irrupción, rompiendo con la expectación del público. 

La banda se dispone a tomar sus instrumentos y Nano Stern los saluda a todos, despampanante de alegría, muy emocionado y listo para romper el silencio con «Gran Regalo», pide «las palmas», pero se encuentra con la tímida colaboración del público, a lo que él señala: «después de 18 meses podrían ponerle más color», los asistentes se animan y el ambiente estalla en la algarabía del público.

Sin dejar respiro y muy agradecido, comienza «Opticas Ilusiones» y Stern señala al público diciendo: «esas palmitas para quitar el frío».

Entre la alegría circundante, trompeta y aplausos emerge la frase «lo bueno nace del final» para dar paso a «El Comienzo». El escenario se tiñe de tintes azulinos y malva para entonar la «Luz azul, quiero despertar (quiero respirar con tu palpitar) la ovación del público convertida en coros cantados al son de nuestros sentidos y un despampanante solo de guitarra, realmente emocionante «Azul».

Desde el escenario nos grita ¿Están listos? El fondo se tiñe de vino y las palmas decoran el ambiente con su fuerza y ritmo, Nano señala contento y bromista: ¡Ahora que están todos (aludiendo a las dos personas que llegaron tarde) se escucha mejor! Las risas añadieron el tono feliz para comenzar «Mil 500 Vueltas».

Hacen un pequeño receso en el que Nano presenta a la banda: «Patricio Rojas en Bajo y ahora Contrabajo (risas) Alejandro Pino en los instrumentos de viento y «la corneta», C. Carvaccio batería (siempre lo presentamos fome, así que lo diré de esta forma: «percusiones, platillos, bombo, hi-hat, clash, y en el concepto ulterior. 

Estamos muy emocionados de venir acá, mi abuela que partió alcanzó a oír esta canción antes de partir y para todos esos abuelos que están sufriendo y a los que han partido va «Cuatro vientos». 

Es el turno de tocar «Casualidad», profundamente enraizada en un inicio y dúo de trompeta y guitarra 🎸ambientadas en un fondo de carretera, donde cambia un estribillo del tema diciendo «Esas 840.500 noches escapan a la realidad (aludiendo a la cuarentena). Y del entusiasmo descansamos en el tema «Nube» con arreglos fundamentales para esta noche y acústicos.

El cantante se dirigió a la audiencia indicando: «quiero invitar a una amiga, una que me trajo a conocer está hermosa música, Magdalena Matthey con la que trabajamos en esta nueva canción («PRESENTE»).

Luego el equipo técnico trae un armatoste de instrumental, a lo que Nano señala: «Tengo que ponerme el ornitorrinco, ¿conocen este instrumento? El público responde: ¡no:::!, a lo que contesta: ¡primerisos ! (Risas), añade: «Siempre digo la talla fome que el nombre se compone de las palabras Nickelodeon y Barros Jarpa , y juntas forman el  Nyckelharpa y comienza «Necesito una canción».

Invito a Rodrigo, dice Nano, comenzando a sonar Sonqollay, para finalizar el tema haciendo una reflexión: «es una palabra con un bonito origen, viene del Quechua y significa Sonqo (corazón) llay (pequeñito) y juntas dicen «corazoncito»…Me alegro de que Chile esté avanzando a pasos apresurados hacia un estado plurinacional y multicultural. 

Inicia la canción «Agua Clara», pero interviene Stern con: «Ley Dominga» (revelarnos con fuerza frente a las injusticias). Comienza la canción y pide colaboración del público con aplausos (por cierto, descoordinados) a lo que señala: «Poliritmia (fenómeno que sucede, risas). 

Se detiene toda la música y Nano Stern se dirige al público: «Yay weones que escribieron y publicaron libros durante la pandemia, Las Décimas del Estallido (presenta su nuevo libro) {…} soy de esos weones que escribió un libro, (risas del público (TENGO LA GRABACIÓN EN AUDIO DE LA LECTURA) saqué un disco y casi planteé un arbolito (ustedes entienden (más risas).

«Regalé mis ojos», una canción que me salió de la guata, de eso tengo varia, ir un día a marchar y perder la vista, como si te hubieran quitado una parte de la vida (dice Nano) imaginemos como sería si ya no pudiéramos ver más (se apagan las luces permanentemente) mientras suena la canción, finalizando el tema para señalar «Para Gustavo Gatica». Luego retoma y dice «Estamos llegando al final del concierto, no podemos responder a eso, pero sí la Subsecretaria Daza. 

En «Festejo de Color» El cantante señala «les presento a una gran amiga que me mostró «la décima” Elizabeth Morris se hace parte de esta gran canción. Un solo batería irrumpe para cerrar la canción y dar inicio a un Solo-medley de guitarra, el pueblo unido jamás será vencido, the final Countdown y el esperado «Carnavalito del Ciempiés» 

Se despide: «BUENAS NOCHES Y GRACIAS POR VENIR».

El público lo ovaciona e insiste con que vuelvan, a lo que responden con un Instrumental de trompeta, saxo, guitarra, bajo y batería.

Ahora quiero presentarles un proyecto que tengo con Eli y Magda sobre una canción de Pato Manns «Bandido», para finalizar esta noche de anhelos con «Florecer, Vapor y El Doliente», ¿Qué más se podría jugar de mejor forma para terminar?


Zumbido.cl

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X