Texto por: Ricardo Arriagada Gómez

Cada estreno de Disney/Pixar genera mucha atención, ha pasado en nuevas historias como en el peso de alguna secuela en uno de sus éxitos. Dentro de la década pasada, en el podio de sus títulos publicados en esa época fue «Inside Out» -como se le conoce originalmente, traducida con el nombre de «Intensamente» en Latinoamérica- con elogios por parte de la crítica y del público, por sus razones más técnicas: animación, guion, música, etc.

Pete Docter no vuelve a dirigir, pero se encarga de estar como productor ejecutivo, dando paso a Kelsey Mann en su debut como director luego de años trabajando en la compañía, con el apoyo de Dave Holstein y Meg LeFauve -quien estuvo en el guion de la primera- involucrados en seguir esta historia que, a pesar de no haber estado en planes para una secuela, se tuvo que experimentar en ideas para reflotar que nuestras mente no solo se concentra en cinco emociones, sino que en el paso de los años existen más.

Nos volvemos a encontrar con Riley, ya en su adolescencia y preparada para enfrentar el desafío de mostrar su talento en el hockey sobre hielo. Dentro de su cabeza, Alegría, Tristeza, Furia, Temor y Desagrado se sientes activos para esta aventura, pero como suele suceder en los cambios en el cuerpo, aparecerán nuevas emociones, siendo Ansiedad la que comanda el rumbo con decisiones que serán fundamentales y problemáticas en su control mental. Las flamantes emociones restantes son Envidia, Vergüenza, Ennui (aburrimiento)… y Nostalgia.

Si algo que nos quedó grabado en la cinta de 2015 es su potente uso de los sentimientos tanto en la risa como en aquella escena que nos rompe el corazón, esta secuela se enfoca en las dos emociones principales que son Alegría y su liderazgo, con Ansiedad y su introducción que da alborotos internos, haciendo también que la música tenga mucho contenido de humor -risas garantizadas que son uno de los puntos fuertes- y generar esa misma angustia a los espectadores en cada acción decisiva, más que tener un lado más directo con las lágrimas. Experimentan con otro tipo de animación puesta para montar otras escenas memorables y se logra adaptarse en esa línea donde el crecimiento en la juventud identificaría con la gente, como también si habrá niñ@s viéndola, entenderán aún mejor en el paso de los años.

Lo que ofrece «Intensamente 2» es estos dos pirales entre ser una secuela hilarante que apuesta mucho en el conflicto. Como suele ser el peso histórico, no sobrepasa el impacto de la primera, asegura diversión al máximo y se compra totalmente la idea. Una buena recomendación de mitad de año para verse subtitulada o doblada en esta nueva entrega de Disney/Pixar a distribución de Cinecolor Films. Importante quedarse hasta el final de los créditos.


Zumbido.cl

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *