Por: Tomás Bascoli 

Fin de semana largo en la capital y la mayoría de las personas aprovechan de salir a pasear o viajar a algún parámetro paradisiaco, aprovechando la distención de las medidas adoptadas por la pandemia que nos sigue persiguiendo. Bajo ese escenario, el Teatro Municipal de las Condes parecía que no albergaría un concierto de rock en la jornada del día sábado: no hay vendedores ambulantes ofreciendo bebestibles, nadie vendiendo poleras de la banda o stickers para el recuerdo, ni menos filas para entrar al recinto. Pero, al interior del inmueble y sobre el escenario se produciría un fenómeno completamente en contraste con lo que ocurria en las afueras: el caótico estilo de Chancho En Piedra celebrara volver a verse son sus seguidos y, por si fuera poco, celebraban 26 años del álbum debut “Peor Es Mascar Lauchas” (1995). ¿El resultado? Una fiesta de funk, rock y caos proporcionado por la agrupación.

Pasadas las 20 horas, se abre el telón del Teatro Municipal de Las Condes y aparece en escena Chancho en Piedra. Son tres los integrantes de la banda original que siguen militando en la agrupación: Eduardo “Lalo” Ibeas, Leonardo “Toño” Corbalán y Felipe Ilabaca, desde 2018 acompañados por Cristián “C-Funk” Moraga -guitarrista de Los Tetas- luego de la opción de una carrera solita por parte de Pablo Ilabaca. Son estos tres próceres de Chancho En Piedra que, una vez despejada la cortina, reciben una ovación de pie de todos los asistentes que repletaban virtualmente el teatro santiaguino, y que minutos antes ya coloreaban el inmueble con los famosos “juanitos” (un chancho caricaturesco de plástico amarillo), lienzos alusivos a la banda y pequeños cánticos que exigían la salida de la agrupación.

A pesar de los años y, en esta ocasión, los problemas técnicos de sonido -especialmente en el bajo y la voz de Ibeas- la energía y la complementariedad que despliegan en el escenario la agrupación es envidiable y, a esta altura de la historia, una marca propia. Varias veces Ibeas e Ilabaca se dirigieron al público para agradecerles, contarles las sensaciones que tienen al volver a pisar un escenario e incluso darse el tiempo para contar anéctodas y chistes –“Lalo” exigía dejar la mascarilla con mucha baba-. Todo mientras se despliega un setlist que contó con dos partes: una primera cargada de un misceláneo de canciones; y una segunda que se encargó de repasar los 26 años del álbum “Peor Es Mascar Lauchas” (1995).

Con “Todo Se Me Pasa” y “Mi Mejor Momento” la banda abre los fuegos y vuelve a reconectarse con su público y sus seguidores. De ahí en adelante, una serie de éxitos y canciones que el publico vitoreaba comprometidamente. Siguió “Cóndor” con un solo de bajo increíble de Felipe Ilabaca demostrando su calidad y vigencia, para luego dar paso a “Huevos Revueltos” y “Tren A La Luna”. Aparecía “Lophophora” y “Animales Disfrazados”, donde la banda eligió acompañar al público mientras cantaba en varios segmentos de la canción. Una obertura en clave cueca daba inicio a “El Impostor” y luego se sucederían “Hacia El Ovusol”, “Multi-ricachón”, “Volantín” y “Bola De Fuego”. A esa altura de la noche ni siquiera los guardias y acomodadores del teatro aguantaban las ganas de seguir el ritmo o incluso intentar un air guitar. 

Luego de 12 canciones, vendría una pausa acompañada de un vídeo con material de la banda cuando produjo “Peor Es Mascar Lauchas” (1995). Unos jóvenes Chancho En Piedra aparecieron en los videos relatando sus primeros años de carrera musical. Luego de ello, y con disfraz de monja encima por parte de “Lalo” Ibeas, la agrupación daba rienda suelta a 13 canciones de su primer álbum en orden. Una revisión que apuntó a la nostalgia y, al mismo tiempo, a la reivindicación de un grupo que le queda entregar aún más a seguidores. Pues, a diferencia de sus trabajos siguientes, “Peor Es Mascar Lauchas” (2005) tiene toda una importante enérgica e irreverente que se traduce a un rock funk mucho más rápido, agudo e incluso punk, en términos de sonido, características que, a pesar de los años, lograron ser desplegadas la noche del sábado.

“Sinfonía de Cuna”, “Funky Tu Madre”, “Mala Yerba” y “Guach Perry” son solo algunas de las canciones que brillaron dentro del caos y el desorden que propone Chancho En Piedra. Los cuales se comprometen con su público al punto de generar un ritmo unísono entre las palmas, coros, la batería de “Toño” y el bajo de Ilabaca.  Al finalizar esta parte del espectáculo, los integrantes se dan el tiempo nuevamente de agradecer, presentarse y tomarse varias fotos con el público a sus espaldas (acción que “Lalo” Ibeas realizó durante todo el concierto mientras se paseaba en el escenario y lo te tocaba su turno de cantar).  Así, se terminaba la celebración, el cumpleaños, el carnaval, el caos y el desorden de Chancho En Piedra que contrastaba completamente con la atmósfera al momento de salir del recinto: después de la tormenta, viene la calma.

Setlist:

  • Todo se me pasa
  • Mi mejor momento
  • Cóndor
  • Huevos revueltos
  • Tren a la luna
  • Lophophora
  • Animales disfrazados
  • El impostor
  • Hacia el Ovusol
  • Multi-ricachón
  • Volantín
  • Bola de fuego

Peor Es Mascar Lauchas

  • Chancho
  • Sinfonía de cuna
  • No quiero verte
  • Funky tu madre
  • Sn. Guijela
  • Paquidermo
  • Lolín
  • Socio
  • Airian
  • Funk del balsa
  • Mala yerba
  • Guach Perry
  • Hormigas Planas (cover de Los Tetas”
  • Frito

Zumbido.cl

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X