Por: Adolfo Serey

Fotos: Cristián Carrasco

Desde la visión más oscura del emblemático Teatro Caupolicán, aparecen las figuras de cientos de personas caminando hacia el interior de la cúpula. Los arreglos escénicos comprometen el tiempo para agotar la eterna espera, de dos años de pandemia, del lanzamiento del álbum «Canto a lo Brujo» de la afamada banda Los Kuervos del Sur.

Tras un breve y necesario receso que permite que lleguen todos se inicia el espectáculo, el profundo abismo de obscuridad se retira tras los 5 cromas que los empujan para dar paso a este maravilloso espectáculo. Los músicos se dirigen rampantes hacia sus posiciones en el escenario, cada uno hace posesión de su instrumento y la voz de su vocalista declara algunas palabras: «Muchas gracias por estar aquí, hoy y luego de dos años, lanzaremos nuestro último álbum y que titula la primera canción «Canto a lo Brujo». 

En el dichoso ánimo se enmarcaron grandes canciones como «El Sueño de la Machi», «La Casa del Mañana», «Ráfagas» y «El Bandido» de las más recientes de la discografía. De pronto se genera un espacio íntimo de diálogo, donde Pedro se dirige a la audiencia: «Con Jaime conversamos mucho, en todo este tiempo, sobre volver a tocar una canción que es de nuestro primer álbum, el Porvenir. Esta canción tiene un valor, un sentido importante para nuestra familia, ya que con Jaime somos primos» a lo que Jaime apoya: «Sí, esta canción está dedicada a nuestro abuelo, un hombre que dejó sus manos labrando y en honor a él escribimos «El Campesino». Antes este discurso tan propio de nuestras costumbres y la vida en la latitud sur de nuestro país las personas comenzaron a corear desde el primer segundo de su letra, cantaban en una sola armonía, tan unificados que entre todos nos podíamos abrazar.

Y como si se tratara de un ramal musical se comenzaron a despalillar las portentosas y rockeras canciones «Los Cometas», «El Árbol del Desierto», «Todavía» y el chequeo de «Colibrí».

Jaime le habla al público: «ahora sí llegamos a la mitad del show, por lo cual le vamos a pedir que nos esperen unos minutos ¿10 minutos? ¡Tres! Para ir al baño, ya estamos viejitos (algunos pasamos los 40′)-El público se ríes de forma masiva-A lo que Jaime retoma: «les pedimos un momento, nos cambiaremos de ropa y volvemos».

Posterior a este intermedio, las sobras se quiebran en el centro del escenario, abatidas por dorados y violetas, es Gabriel Fierro con sus percusiones que suenan «como rugidos  de truenos», de esos tempestuosos y que solamente suenan en el sur de Chile. Este virtuoso solo de batería se entramó con la canción «El Indio».

El silencio fue intervenido nuevamente por Jaime, y dijo: » este también es una canción de nuestro primer álbum, un clásico de la banda «Vendaval». Colmados de este embrujo musical sin fin vuelan hacia nosotros dos distinguidos embrujos, que encantaron a los oyentes y seguidores desde un primer momento de la banda, «Porvenir (Cambiar la Realidad)». Pero, antes de continuar con el concierto, la voz de la banda refiere: «Y, como dice esta canción, nosotros somos tantos, muchos, que podemos cambiar la realidad. Hemos pasado 40 años vulnerados, por eso ¡Vayan a votar! Cambiemos esta realidad». Luego de esto se enuncia la aclamada «Hasta Poder Respirar».

Y como un caudal musical, fluyó por ti, por mí y por todos nuestros oídos con «Enredadera», el ya clásico «Cenizas» que nos enamoró por aquel 2014, cuando fue tocado en el show en Santiago junto a Crisálida.

Luego vino el camino alado por medio de «Ave del Mal Agüero, «La Caravana» (donde nuevamente nos invitó a ser actores de cambio e ir a votar, ¡que la protesta no se pierda!) y el cover a nuestros emblemáticos artistas del rock nacional (Los Jaivas) con «Águila Sideral» y alguna sorpresa más.

Gracias por superar lo virtual y trascender juntos a lo físico, nuestras emociones se componen al unísono, pronto estaremos juntos en otro concierto, Zumbido.cl


Zumbido.cl

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X