Nota por Sebastián Álvarez
Fotografía: Hugo Hinojosa

La noche del jueves 30 de mayo en Club Chocolate se vivió una jornada de esas que te devuelven la fe en la música, con la presencia del guitarrista estadounidense Wayne Krantz.

Todo comenzó con la banda invitada Zet, el trio Chileno que con su propuesta llena de sintetizadores, pedales y samplers, sumados a una poderosa batería, crean una innovadora propuesta sonora, divertida y fresca, la experimentación se disfruta a concho, una incesante búsqueda de sonidos que en la homogeneidad musical en que vivimos, se agradece profundamente.



Luego de Zet y de manera muy natural, entra Wayne Krantz al escenario, sin pirotecnia, sin la pomposidad propia de los artistas de su talla. Un tipo sencillo, que simplemente tomó y enchufó su guitarra eléctrica para darle paso a un viaje descomunal. Junto a Tomy Sainz (batería) y Martín Varela (bajo) ambos argentinos, nos empaparon con su talento desde el primer minuto.

Para este show, Krantz -como él mismo asegura-, prefiere mucho ritmo e improvisación mezclado con algo de composición y vaya que le resulta, porque sabe encontrar el ritmo perfecto y de un momento explota, juega, se divierte y nos deleita con una técnica virtuosa de guitarra, que sin ser ambiciosa, resulta sumamente energética.


Pero eso no es todo, también da espacios para que los otros puedan brillar, donde Tomy en momentos iluminados, sacó solos de batería increíbles, al igual que Martín, quien con una perfecta técnica de bajo, le dio el toque final a esta virtuosa noche de mayo.

Puedes revisar nuestra galería fotográfica de este evento aquí


Zumbido.cl

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *