Texto por: Vanessa Vidal Durán

«Challengers»
-o «Desafiantes» en Latinoamérica-, es el más reciente trabajo cinematográfico dirigido por el director y productor italiano Luca Guadagnino, donde en sus temáticas aborda argumentos sobre relaciones, emociones complejas, erotismo, con un estilo característico debido a que ha construido y desarrollado una autoría propia.

Protagonizada por Zendaya, quien interpreta a Tashi Duncan, una talentosísima tenista, que tras una grave lesión se dedica a ser coach de tenis. Es una mujer de carácter fuerte, decidida, manipuladora, llamativa, seductora, fría, que sólo ama el tenis. Josh O’Connor interpreta a Patrick Zweig, y Mike Faist a Art Donalson. Ambos son amigos de infancia, se dedican al tenis juntos, y se enamoran de Tashi, lo que desencadena una competencia ahora no solo a nivel profesional, sino que también sentimental. Así, seremos testigos de un trío amoroso, con una tensión sexual palpable, lleno de turbulencias, que durará más de una década, y acabará con aquella dulce y cómplice amistad de los varones, pero antes, seremos espectadores de un sensual e íntimo encuentro entre los tres protagonistas, donde al más puro estilo de Guadagnino, se explora la sexualidad sin tapujos, libre, de forma respetuosa jamás rozando la obscenidad, como podemos recordar en «Call me by your name» (2017), protagonizada por Timothée Chalamet y Armie Hammer.

Challenger posee un increíble guion, escrito por Justin Kuritzkes. La historia comienza en el año 2019, luego retrocedemos 13 años, y así estaremos pimponeando cuan pelota de tenis en numerosos y distintos saltos temporales, todos bien elaborados, donde no nos perdemos, y vamos entendiendo la motivación, personalidad de cada personaje, junto a sus intimidades. Los diálogos son desarrollados de modo que cada uno tiene su propio lenguaje y forma de expresarse bastante clara. No hay escena que sobre ni falte, ya que existe un balance sumamente complejo. El ritmo es bastante vertiginoso, al igual que la dirección de fotografía, el montaje y la banda sonora, que también se transforman en protagonistas activos. Cada vez que nos vamos adentrando más en el desarrollo de la historia, más somos hipnotizados. Somos testigos de cómo Tashi es novia de uno, luego se casa con el otro amigo, de quien se transforma en entrenadora, con quien forma una familia -donde no le presta la suficiente atención a su hija-, viajan mucho por trabajo y continúa teniendo encuentros con el primero. Ambos amigos se encuentran luego de muchos años en un torneo sin gran importancia, pero cada uno tiene un firme argumento para ganarlo. Es ahí donde simplemente nos dejamos llevar en la mágica forma de narrar un partido de tenis totalmente electrizante.



La cinematografía dirigida por Sayombhu Mukdeeprom es de otro mundo. «Desafiantes» comienza con primeros y primerísimo primer plano, donde vemos el sudor, la concentración y la pasión de los tres protagonistas en el gran partido. Desde un inicio nos presenta un lenguaje particular, distintivo. El director de fotografía tailandés trabaja con distintas angulaciones: la cámara se posiciona desde arriba, ¡desde abajo de la cancha misma! Tiene movimientos de cámara que percibimos, tales como paneos rápidos y zoom a largas distancias. Vemos el sudor caer en cámara lenta, las caras del público moverse de un lado a otro siguiendo el movimiento de la pelota, los músculos de los jugadores, hay jump cuts. Convierte el juego en algo bastante atractivo -donde nos sentimos inmersos-, y lo que ocurre fuera de la cancha no deja de serlo. Además de todo esto, existen planos subjetivos de los jugadores en acción, y como si fuera poco ¡también de la pelota! Algo totalmente adictivo y emocionante. Posee una riqueza innovadora, deliciosa, autoral, que se conjuga de maravilla con cada área que conforma el filme.

Jonathan Anderson, directivo de la firma Loewe, fue el encargado de diseñar los distintos vestuarios de la película, desde los looks más cotidianos hasta los más elegantes y lujosos que utiliza Tashi en su adultez, en conjunto a sus accesorios. A través de ellos podemos distinguir no solo la esencia de cada uno, sino también el paso del tiempo y de forma gráfica plasma cómo se vestían en cada “salto temporal’’.

La música compuesta por Trent Reznor y Atticus Ross casi el cien por ciento electrónica, lleva la película a otro nivel. Plasma el vértigo, las emociones fuertes por las cuales transitamos junto a los protagonistas, la competencia en todas sus formas. Genera un impacto potente y para bien, otorgando una suma a la adrenalina que «Desafiantes» tiene como premisa. Incluso está disponible para que podamos descargarla y escucharla una y otra vez.



Marco Costa es el montajista que ha colaborado junto a Luca Guadagnino en cuatro proyectos. Costa es el encargado de ordenar de forma pulcra, orgánica y rítmica todo el material, dirigido lógicamente por el director, en función al guion. Aquellas palabras que utilicé con anterioridad como vértigo, electrizante, adrenalina fueron elaboradas gracias también al trabajo de edición, que posee un ritmo rápido, activo, otorgándole vida latente a la película. Ya cuando vamos llegando al final, ésta nos llena de una excitación que saca sorpresivamente, ya que siempre nos mantuvo alertas, observadores. El montaje se acelera más y más, y los códigos de aquellos examigos se vuelven a hacer presente. Somos capaces de decodificarlos, lo que nos hace latir más y más rápido el corazón. Desde un principio no sabíamos cómo podría terminar esta historia, cuestión que más nos atrajo. Y el final es en definitiva una imagen que no te podrás sacar de la mente, llena de simbolismos, profundamente evocadora, significativa, poderosísima.

«Desafiantes» es por lejos y de manera tajantemente, indiscutible uno de los mejores estrenos de este año. Con su paso en salas nacionales a distribución de Warner Bros Pictures Chile, sigue en cartelera en el Centro Arte Alameda. Aseguramos que será una de tus mejores visitas a las butacas de cine, porque es una película de calidad superior, tanto técnica, como en términos de interpretación y de historia. ¿Por qué perdérsela si puedes vivir una gran experiencia?.




Zumbido.cl

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *