Texto por: Marthy Green

Chocolates, Magia y canciones, huh… ¡HUH! ¡Wonka es la navidad descrita en tres palabras!.

Este musical dirigido por Paul King y escrito por él y Simon Farnaby, está lleno de sueños, dulces y sentimientos cálidos dentro en un mundo con invierno eterno para aquellos que no se permiten soñar. Esta nueva entrega del chocolatero extravagante Willy Wonka, nos trae no solamente el origen de su gran invención, sino también nos presenta la magia de manera más real y tangible, en la primera entrega «Charlie y la fábrica de Chocolate» los bizarros experimentos de Wonka son los que se llevaban el efecto mágico del cual uno se debe mantener alejado a menos que te portes mal, muy en lo contrario de lo que nos muestran ahora, Willy a todos lados que va lleva consigo la magia de sus inventos la cual comparte abiertamente y de una forma que ayudará a aquellos que la necesiten y crean en ella, no es peligrosa ni mucho menos bizarra, extravagante siempre pero muy cálida y divertida. No solo la magia se siente diferente en esta historia, sino también los personajes que la viven.

Como nuestro chocolatero favorito, Willy Wonka interpretado por Timothée Chalamet, quien nos muestra un Willy más transparente, un chico alegre e inocente con un sueño fijo que a pesar de las trabas puesta por una sociedad que no lo acepta, el no dejará ir gracias una promesa de meñique, que hizo con su mamá (Sally Hawkins) hace mucho tiempo, esta promesa es lo que mantiene en pie y dispuesto ayudar a todo a aquel quien lo necesite, una de esas personas es Noodle (Calah Lane). Noodle es la primera amistad que Willy hace al llegar a este lugar, donde desea abrir su tienda de chocolate, ella es una niña huérfana que vive como prisionera en un hostal gracias a las malas intenciones disfrazada de ayuda que le ofrecen los que dirigen dicho lugar, Mrs. Scrubbit (Olivia Colman) y Bleacher (Tom Davis), que al hacer firmar un contrato de hospitalidad muchos caen en la farsa y son condenados a pagar una deuda absurda con trabajo esclavizado. Cuyos prisioneros son Abacus Crunch (Jim Carter), Piper Benz (Natasha Rothwell), Larry Chucklesworth (Rich Fulcher) y Lottie Bell (Rakhee Thakrar), todos ellos como Noodle fueron arrastrados vilmente en este un infierno que no parece tener fin, pero con la llegada de Wonka quien lleva magia y alegría donde va, la vida de estas personas vuelven a brillar y la libertad es algo con lo que ahora pueden soñar.

Todos ellos se aliarán con Willy y lo ayudarán en su travesía para burlar a los que desean su caída como los famosos empresarios, Arthur Slugworth (Paterson Joseph), Prodnose (Matt Lucas) y  Fickelgruber (Mathew Baynton), ellos dirigen el tráfico de chocolate en este lugar y  lo que menos desean es una competencia con ideas que alteren las leyes de esta sociedad. Al mencionar la «venta de chocolate» como tráfico, es porque la película nos muestra el chocolate como una referencia al dinero, el cual es representado de muchas maneras, usado para convencer con su «dulce» encanto, a la autoridad que dirige este pueblo, el Padre Julius (Rowan Atkinson) y el jefe de policía (Keegan-Michael Key), ellos abusarán de su poder para poder saciar su dulce diente, sin importarles quienes salgan afectados. También el chocolate es usado como rectificación de daños sobre todo para Lofty un Oompa-Loompa que no podría faltar en esta historia, interpretado por Hugh Grant, este divertido, pero nada amistoso personaje cuyo objetivo va más allá de lo esperado también pondrá en aprietos a nuestro protagonista. Así Willy y sus compañeros de celda tendrán que ingeniárselas para salir de este encierro y ganarle a los que los esperan afuera de él.

Wonka es una película llena de sentimientos cálidos, te hará reír, llorar, cantar, tal vez maldecir un
poco, pero sobre todo soñar y soñar a lo grande, este Musical llega transmitir con la cinematografía
de Chung-hoon Chung y música de Joby Talbot y Neil Hannon algo tan cálido y reconfortante que
hasta en los momentos más difíciles o desesperanzados te hace ver rayos de luz, te hace querer
entrar en la pantalla y recibir un poco de ese calor que transmiten los personajes con los escenarios
que los acompañan, sobre todo nuestro querido chocolatero Willy, la actuación que desempeña Timothée en esta historia es tan conmovedora, que su carisma puede iluminar hasta la escena más
devastadoras por las que pasa Wonka, ni los villanos de esta historia pueden opacar la gran alegría
que emana este personaje, así de perfecto le queda el papel a Chalamet. Y aunque se los menciona
como Villanos algunos personajes, la verdad no llegan a generar un sentimiento de odio hacia ellos,
la dirección de cine que maneja esta película no tiene como objetivo crear ese tipo de emoción, más
bien uno puede llegar a burlarse de lo patético que se ven cometiendo fechorías por la ambición y la
envidia que tienen hacia Willy, sobre todo con los actores que interpretan muy bien el tipo de
comedia que es requerido en este Musical, familiar y amigable.

Warner Bros. Pictures nos trae en esta temporada navideña un musical dulce y mágico perfecto para estas fechas, del cual puedes disfrutar junto a tus seres queridos en todos los cines del país. Zumbido.cl te invita a que goces de una cálida aventura en estas épocas mágicas. Está ya disponible en salas de cine chilenas, incluyendo la Sala Centro Arte Alameda CEINA.


Zumbido.cl

X