Texto por: Johanna Jara
Fotografías: Hugo Hinojosa

Los artistas mexicanos son adorados en nuestro país y Pedro Fernández lidera todas las listas. Un ansioso Movistar Arena, instalado a la mitad de su capacidad, lo esperaba gritando “Pedrito, Pedrito” para cantar y recordar los clásicos de este cantautor mexicano, uno de los favoritos de quienes tienen el corazón enamorado. En esta nueva visita se le ve mejor que nunca, energético, coqueto, y conversador, con la misma voz privilegiada de antes y ese movimiento de caderas que hace sonrojar a sus fanáticas. Con un setlist cargado a las románticas de siempre, hubo espacio para el baile, la fiesta y la inigualable “ola” del público, quienes, en su mayoría, eran mujeres y familias completas.

Hace su aparición a las 21:40 horas en un outfit de charro mexicano negro y dorado, clásico de su estilo. Enciende los motores y los corazones con «Así es un mexicano» y todos de pie, aplauden, pero no fue hasta que sonaron los primeros acordes de «Los hombres no deben llorar» que el coro se escuchó más fuerte y claro. Sin pausa para interpretar la primera bailable de la noche, se perciben unos pequeños problemas de sonido en la interpretación de «Quien será» mientras los 13 charros que los acompañan bailan y demuestran sus destrezas.

Todo se ha arreglado para la interpretación de «Tanta fortuna», primera vez que la interpreta en Chile. Otra romántica de esas que calan los huesos, es «María María» para dar rienda suelta a «El aventurero» y todas piden “la colita” mientras Pedro se entrega por completo a la petición de su público e interpretación de este himno de la canción mexicana. Pausa para mirar y saludar a su público, y agradecer la compañía, lee pancartas, saluda a países hermanos y coquetea con sus fanáticas. Aparecen bailarinas para interpretar «No quiero olvidar» y luego «Siempre te amaré» cuando vuelven los problemas de sonido, esta vez de su micrófono, sin embargo se arreglan rápidamente. En un medley de clásicos para almas enamoradas entre las que destacamos «Deseos y delirios» y «Perdoname mi amor por ser tan guapo», a estas alturas, Pedro se ha quitado el moño de su traje y desabrochado su camisa, causando el suspiro de muchas.

La próxima pausa para conectar con su público, hablar de su historia con Chile y Radio Pudahuel, se escucha un fuerte “te amo papito” de una voz masculina que llega a oídos de Pedro, quien agradece sonrojado. Suena a continuación «Urge» un Bolero tierno y desesperado, que en la voz de Pedro, parece cantado por los ángeles. Suena «Si te vas» con un Pedro Fernández al centro, mirando siempre arriba cuando el ritmo se acelera y esta épica ranchera, pasa a ser una sutil cumbia. Una breve pausa para cantar «Los hombres no deben llorar», en una versión íntima con un solo de trompeta que estremece a todo el Movistar Arena. Con algunos problemas de olvido de letra que pasaron bastante inadvertidos, suena «Eres toda una mujer» y las parejas demuestran lo que sienten entre la multitud enamorada.

Sorprende con el cover de «Cómo te extraño mi amor» con un desplante sin igual, mientras el reloj marca las 23:00 horas. Luego, vuelve a su sombrero y capa de charro, para cantar uno de los clásicos más reconocidos de la canción mexicana «Toquen mariachis canten» con el fuerte coro de los mariachis acompañando este momento de gran emoción. Le lanzan una rosa roja de peluche y aprovecha de introducir la próxima canción que dedica a sus fans «Mi forma de sentir» y el público a estas alturas sin tanta energía, vuelve a activar el modo karaoke y encienden linternas para acompañar esta interpretación.

Nos acercamos al final del show, vuelve a aparecer el cuerpo de baile con «Me encantas» luego pregunta: ¿seguimos? y todos responden un fuerte sí, para escuchar «Amarte a la antigua». Siempre alternando una romántica y una bailable, para dar un cierre épico a su presentación, se reconocen los primeros sonidos de «Yo no fui» y todos saltan de sus asientos para finalizar esta noche entre pirotecnia y humo, sintiendo que pese a los problemas técnicos, su voz, carisma e inigualables movimientos de cadera, son el refugio para miles de almas apasionadas por la canción mexicana. 


Zumbido.cl

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X