Texto por: Tomás Bascoli

Al fin podremos ser testigos de un show en solitario de Beck, luego de sus visitas previas junto a The Police en 2007 y Blur en 2013 como acto de apertura. Ahora, este 28 de noviembre el artista estadounidense se presentará en el Teatro Caupolicán en una noche que pretende ser inolvidable. En Zumbido.cl hacemos un repaso por los mejores discos de su carrera, los cuales de seguro estructurarán el esperado concierto en el recinto capitalino.  

«Mellow Gold» (1994) Fue el álbum que colocó el nombre de Beck en boca de todos. Un caleidoscopio musical surrealista que produjo temas tan memorables como «Loser», «Pay No Mind (Snoozer)» y «Beercan». El estadounidense manifestó desde un principio su deseo de eliminar las barreras musicales entre géneros y mezclar Rock, Rap, Folk, Psicodelia y Country, produciendo un disco que demuestra las habilidades musicales de Beck.  

«Odelay» (1996) Apuntado como su obra maestra, el segundo álbum de estudio derivó en una producción que aún mantenía la veta musical camaleónica de su antecesor. Canciones como «Devil´s Haircut», «The New Pollution», «Jack-Ass» y el órgano de «Where It´s At» siguieron agrandando el nombre de Beck en la escena musical, quien se unía a The Dust Brothers como productores de un disco que seguía funcionando como un collage de instrumentos, sampleos y sonidos atípicos para toda la música que rondaba en aquella época.  

«Mutations» (1998) Beck seguía incorporando sonidos y nombres a su carrera musical, y será el famoso productor Nigel Godrich quien se sumaba a la tripulación del estadounidense para «Mutations». Acá, el cantautor se sumergía en un sonido más minimalista y contenido en sí mismo, a diferencia de sus antecesores, pero aún manteniendo una impronta o sello característico de él. Canciones como «Cold Brains» o la tropical «Tropicalia» son un ejemplo de la evolución reservada de Beck.  

«Midnite Vultures» (1999) El fin de siglo encontraba a Beck lanzando «Midnite Vultures», un álbum que apunta al Soul, Funk y Hip-Hop como los invitados sonoros. Canciones como «Sexx Laws», «Nicotine & Gravy»«Mixed Bizness»  y «Get Real Paid» nos revelan nuevos puentes musicales que se construyeron bajo la atenta mirada de un Beck más maduro, pero aún ingenuo y con buen sentido del humor que imprime a cada una de sus canciones.  

«Sea Change» (2002) Tras el término de su larga relación amorosa, Beck nos entregó uno de los mejores álbumes de música para escuchar un día de lluvia. «Sea Change» le permitió al estadounidense explorar su área más sentimental y emocional a través de canciones como «The Golden Age», «Paper Triger» y «Lost Cause». Todo el mundo interior de Beck se puso frente a nosotros por medio de un álbum melancólico y bello, el cual apuntaba hacia la convergencia de un sonido marcado por la guitarra acústica, las atmósferas sonoras y los sombríos teclados.  

«Guero» (2005)«E-Pro», «Que`Onda Guero», «Girl» y «Hell Yes» son icónicas canciones del noveno álbum de estudio de Beck. Quien volvió a unirse en producción a The Dust Brothers, así como la colaboración de Jack White de The White Stripes y Money Mark de Beastie Boys, para volver a las raíces caleidoscópicas de sus primeros trabajos. La unión de géneros entre el Pop, Indie Rock y Hip-Hop otorgan a «Guero» un sonido clásico dentro de la discografía de Beck.  

«Morning Phase» (2014) Varios años tuvieron que pasar para volver a saber de Beck gracias a «Morning Phase», tras un receso en el que se ocupó de producir a otros artistas. Tras ello, su undécimo álbum de estudio volvió a presentarnos a un Beck melancólico y sombrío. Apuntado como el hermano gemelo de «Sea Change» (2002), «Morning Phase» nos entrega un sonido cálido y emocional a través de canciones como «Blue Moon», «Waking Light», «Wave» y «Heart Is a Drum».  

«Colors» (2017) Decimotercer álbum de Beck y nos topamos con un sonido que remite a referencias de la Electrónica y el Dance-Pop. Canciones como «Dreams», «Wow», «Dear Life» y «Up All Night» se llenan de efectos, instrumentos y voces dentro de un ritmo pegajoso y bailable. Mucho más Pop que el resto de sus proyectos, «Colors» apuntó hacia un disco que contamina un sentimiento positivo y de bienestar.  

Cantante, compositor y multinstrumentista, así se define Beck en pocas palabras y los puntos más altos de su carrera también lo demuestran. Un real caleidoscopio musical y sonoro del cual tendremos la dicha de presenciar en solitario este 28 de noviembre en el Teatro Caupolicán en un show que promete ser una locura tanto como la del propio Beck y sus múltiples canciones que hemos dejado como referencia.

Aún quedan entradas disponibles a través de sistema Puntoticket


Zumbido.cl

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X