Álbum: «Fanfare»

Artista: Dorian Electra

Género(s): Hyperpop / Rock Industrial

Año: 2023

Texto por: Ricardo Arriagada Gómez

El Hyperpop ha sido una manifestación del Pop en el Siglo XXI que recoge cosas del pasado con la mirada puesta en el futuro, y todo lo que ha desarrollado en los últimos años ha entregado una ola de artistas muy inquietos con propuestas frescas. Uno que adaptó estos sonidos fue el estadounidense Dorian Electra para aumentar su creatividad, cuando en sus primeros pasos no había mucho contenido convencional.

Con la llegada de «Flamboyant» (2019), mucho de su potencial se guiaba en subgéneros directo con el baile. En «My Agenda» (2020) tuvo una aproximación más de Electrónica y algunos guiños referente a sonidos industriales: pesados y revoltosos. Este año, ese porcentaje toma un mejor protagonismo para crear un disco con una extraña combinación: tomar el Hyperpop y unirlo con Rock Industrial, mientras la irreverencia, sexualidad y crudeza se mantienen firme.

Parte del título de esta placa tiene varias significados, incluyendo lo literal en tono de melodía introductoria que aparece en «Symphony» y muchas de sus ideas se repartirá en el resto de canciones. Pero antes, de manera consecutiva aparecen los sencillos promocionales, partiendo con la brutal «Idolize», una mezcla pegadiza de Hyperpop, Dance-Pop y Electropop con una letra ácida referente al culto de la personalidad y relaciones parasociales entre una estrella y los fans, hechos que pueden pasar toda condición humana. Cambia de forma en «Freak Mode» con las fibras de Rock Industrial y presencia de bronces. A pesar de tener referencias artísticas (visuales) en su letra para mostrar su lado más alocado, no es precisamente uno de sus más potentes singles. Muy al contrario lo es «Sodom & Gomorrah» que, con su contenido explícito, intersecta un jugueteo muy inspirado en el Pop a principios de los 2000’s pero ligado a lo actual, y que su toques de Metal Alternativo en el puente del tema, lo eleva más. Finaliza esta fila «Puppet» de casi la misma onda en temas sexuales -más apegado a lo queer-, y se rescata por su sentido divertido de distorsionar la introducción de «Para Elisa» de Beethoven, mostrar un timbre de voz más rasposa y nuevamente usar guitarras para buscar esta relación entre géneros musicales.

Al comenzar «Manmade Horrors», este tema une las características del álbum con el tipo de beats, los bronces y las influencias de Rock que toma su lado más irónico en relación a las conductas sociales de consumo y capitalismo, tomando ejemplos aleatorios que muestran contradicciones y ser simplemente lo más horrible que ha creado el hombre. Tomando vuelo con lo crudo, la pieza central «Yes Man» se muestra como una pequeña historia teatral con cambios y progresiones, lo que la hace su canción más larga del disco -y la de su carrera, sabiendo que ni supera los seis minutos de duración-. Habla un tema interesante sobre complacer al resto y despejarse del individualismo tóxico, con una parte al medio caótica y un final repitente. Otro tipo de críticas se habla en otras escalas más adelante con los tracks «Touch Grass» y «Lifetime» que van directamente con él y su forma de expresarse artísticamente.

Una seguidilla de buenos temas se da con otro single más, «anon» es sobre la cultura corporativa, lanzando dardos a quienes no tratan a sus trabajadores como personas sino como número. Con el caso de «Phonies» se burla sobre los farsantes que seguían las modas o las despreciaba para tener atención. Un tema curioso que tiene una de las mejores ideas musicales que es un demoledor bajo haciendo slap y una batería con doble blast beats. Dorian acá también usa mucho su registro grave. Algo idéntico a estas ideas de crear un pequeño cuento con sentido de fanfarria y orquestación es «Warning Signs» que habla sobre cómo se siente más vivo cuando enfrenta la prohibición o advertencia de terceros, sea provocando o que su actitud sea injustamente reprimida por sectores más conservadores. Pudo ser el cierre del disco, pero eso se dejó a «Wanna Be a Star» que se guía con la preocupación que planteó anteriormente de que muchos piensen que el propósito para la eternidad sea la fama, volviendo a sus elementos musicales Industriales y contiene un saxofón que dialoga bien entre las líricas.

En vista general, es un buen álbum con un Dorian Electra muy disparate en lo que ha logrado últimamente, del mismo carisma y humor de este personaje desatinado, aunque no sobrepasa la corriente más fluida que tenía sus dos discos anteriores, lo que no la hace apreciar en equilibrio. De todas formas, si uno siente algún interés de la provocación o este cruce de géneros, pueden revisarlo con toda libertad.

Canciones Esenciales: Idolize – Sodom & Gomorrah – Phonies – Warning Signs  

Lista de canciones:

01. Symphony

02. Idolize

03. Freak Mode

04. Sodom & Gomorrah

05. Puppet

06. Manmade Horrors

07. Yes Man

08. anon

09. Phonies

10. Touch Grass

11. Lifetime

12. Warning Signs

13. Wanna Be a Star


Zumbido.cl

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X