Nota por Franco Zurita

Son innumerables los sitios de música que, especializados o no en la escena del metal, han hecho diversos análisis del cuarto trabajo de los oriundos de Liverpool. Y es que, a pesar de haber vivido sus primeros años de carrera a la sombra de Napalm Death o Cannibal Corpse, el trabajo de Carcass comenzaría a consolidarse y a ganar el reconocimiento correspondiente con la composición y posterior publicación del magistral «Heartwork» del año 1993.

Todos estamos de acuerdo en que «Heartwork» significó un punto de inflexión para Carcass y su sonido Death / Grind marcados en sus dos primeros discos: «Reek of Putrefaction» y «Symphonies of Sickness» pero en «Necroticism: Descanting the insalobrious» comenzarían a incursionar en nuevas sonoridades, con la brutalidad de siempre y que terminaría por dar a luz a uno de los discos más exitosos y escuchados de Carcass y que, inconscientemente, daría forma a lo que luego se conocería como Death Metal Melódico desde donde surgirían bandas como In Flames o Arch Enemy.

Fusionando elementos Death con pasajes instrumentales y propios del metal más progresivo, Carcass eleva el sonido a un nivel impensado para bandas pertenecientes a las corrientes extremas del metal, en donde las melodías toman un protagonismo interesante al igual que los tempos irregulares y menos acelerados, sin perder el peso y potencia que la intención requiere, dando como resultado un disco más elaborado y un sonido más ordenado. El nuevo enfoque sonoro de Carcass se nota de partida en los primeros segundos de «Buried Dreams» mientras que la bestial «Carnal Forge» se encarga de equilibrar el nuevo sonido de los británicos con el Death Metal más convencional. «Heartwork», pista que le da el nombre a esta obra sigue sumergiéndonos en estas nuevas sonoridades con una poderosa entrada para desvariar cada cierto tiempo a las melódicas guitarras de Bill Steer y Michael Amott quien en su complemento logran una de las mejores piezas del disco. El Thrash llega con «This Mortal Coil» y se mantendría en distinto fondo pero en la misma forma en «Death Certificate», cerrando el disco de manera ágil y despiadada con un solo que desacelera el alma de la canción pero que intensifica la intención de la pieza en un armonioso juego de notas cerrando así, este gran trabajo. Al menos el de esta versión. El 2008 se relanzó Heartwork con un sonido remasterizado y en formato doble, que contenía la versión demo del setlist original del disco.

En fin. Este trabajo es el mejor ejemplo que dentro del universo del metal más extremo, el experimentar nuevos sonidos, formas y el deseo persistente de dar el salto y evolucionar son fundamentales para una carrera musical sobre todo de la escena under. El interés cautivo de los fanáticos hará preguntarse en cada ocasión que es lo nuevo con lo que Carcass nos sorprenderá y volverá a sacudirnos y vaya que funcionó. La banda logró expandir su base de seguidores y este álbum es la razón del respeto que Jeff Walker y su tropa lograron desarrollar y mantener hasta la actualidad, formando parte importante de la escena que los llevó a liderar diversos festivales, realizar múltiples giras alrededor del planeta y que este 2024 los traerá de vuelta a nuestro país para envolvernos con su demencial sonido y parte de su último trabajo «Torn Arteries» (2021).

La banda se presentará el domingo 05 de mayo en Teatro Caupolicán. Las entradas están disponibles a través de PuntoTicket. Produce The Fanlab


Zumbido.cl

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *